Mal uso de Datos de Facebook

El ‘The New York Times‘ y ‘The Observer‘ revelaron reciéntemente que Cambridge Analytica usó, con fines políticos, datos de millones de usuarios de la red social Facebook.

Cambridge Analytica es una firma de análisis y mercadeo político que se encarga de construir perfiles psicológicos de votantes, para ayudar a sus clientes a ganar las elecciones.

Christopher Wylie – un informante exempleado de Cambridge Analytica – expresó en el 19 de Marzo del 2018, en Today Show de NBC que la empresa fue fundada a partir de datos de al menos 50 millones de usuarios de Facebook“.

Los perfiles psicológicos que usaba Cambridge Analytica les permite explorar las vulnerabilidades mentales de las personas y luego encontrar formas de inyectar información en diferentes canales, para que la gente comenzara a ver – por todos lados – cosas que pueden o no ser verdaderas”, de acuerdo al infomante C. Whylie.

“Simplemente colocamos información en el torrente sanguíneo de Internet y luego la vemos crecer”.

Es un hecho que Facebook y otros medios sociales venden información sobre sus usuarios a los anunciantes y a quien quiera comprarla. Los datos que tienen en sus almacenes de datos, son de un valor incalculable, para procesar información, cuando se utiliza avanzada minería de datos y soofisticados algoritmos de inteligencia artificial.

Los datos actualmente son considerados un “commodity”  al igual que el oro. Esto lo sabían, mucho antes de crear esa red social, los que financiaron en sus inicios a Facebook. Los datos que se conseguiría serían la mina de oro más grande de la Internet. Su proceso con minería de datos garantizaría cualquier inversión, que se recuperaría a corto plazo, tal como lo ha sido.

Ciencia de los Datos: una revolución

Los datos ahora fluyen de la vida cotidiana: desde teléfonos y tarjetas de crédito y televisores y computadoras; de la infraestructura de las ciudades; desde edificios equipados con sensores, trenes, autobuses, aviones, puentes y fábricas. El flujo de datos es tan rápido que la acumulación total de los últimos dos años, un zettabyte, empequeñece el registro anterior de la civilización humana.

Hay una gran revolución en los datos“, dice Gary King, profesor de la Universidad de Weatherhead.Pero no es la cantidad de datos lo que es revolucionario. La revolución de los grandes datos es que ahora podemos hacer mucho más con los datos.

“La revolución radica en la mejora de los métodos estadísticos y computacionales, no en el crecimiento exponencial del almacenamiento o incluso la capacidad computacional”, explica King.

La Ciencia de los Datos, una disciplina considerada del futuro, permite describir el genoma completo, definir el exposoma (el análogo ambiental del genoma), caracterizar las interacciones sociales y el estado de ánimo a través de los datos captados y digitalizar datos históricos relevantes para las ciencias sociales.

La capacidad de tomar datos, para poder entenderlos, procesarlos, extraer valor de él, visualizarlo, comunicarlo, va a ser una habilidad enormemente importante en las próximas décadas. Hal Ronald Varian.

Captura de datos para fines poco claros

Facebook y otros datos de redes sociales han sido,  desde sus inicios, una importante fuente de información para la investigación académica, con poca o ninguna preocupación ética por su utilización. 

Tal vez el caso más conocido es que en 2008 los investigadores de Harvard y UCLA publicaron un conjunto de datos masivo compilado de las cuentas de Facebook de gran cantidad de estudiantes universitarios, con la aprobación ética y legal completa de Facebook y Harvard, la cual fue financiada por Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU.

En 2014, investigadores académicos de Cornell y Facebook publicaron investigaciones en las que manipularon las emociones de tres cuartos de millón de usuarios y que se publicaron en una de las principales revistas científicas, PNAS, en un estudio titulado: “Evidencia experimental de contagio emocional a gran escala a través de las redes sociales“.

Al igual que con el estudio de Harvard, la investigación había sido aprobada completamente por Facebook y Cornell, con una revisión ética por parte del Institutional Review Board de Cornell.

Grupo Científico de Datos de FB

La Revista Technology Review señalaba por el año 2013 que Facebook cuenta con un enorme Grupo Científico de Datos (Data Science Team) el cual se encarga de hacer minería de los datos conseguidos de sus usuarios.

El articulo señalaba que el grupo analista de datos puede determinar hasta el estado de ánimo de una persona, por el tipo de canción que a ella o a él gusta. Puede también determinar la disposición de ánimo de una región o país completo.

El artículo mencionado agregaba:

Los científicos sociales de la compañía Facebook están a la caza de puntos de vista sobre el más profundo comportamiento de los seres humanos. Lo que encuentren podría dar nuevas formas de sacar provecho de nuestros datos y rehacer nuestro punto de vista de la sociedad“.

Ética de los Grandes Datos

La amplitud de la información, que permiten las tecnologías de Big Data a los medios sociales, como Facebook, hacen necesario mantener prácticas éticas, las cuales no se encuentran definidas y son desconocidas.

Cuando el Dios Dinero es la deidad que rige los principios éticos de la red social, no solo los usuarios estamos en peligro, también lo están muchas instituciones en las cuales creemos y basamos nuestra vida diaria.

El concepto de ética es abstracto, pero las acciones que se hagan para ejecutar innovaciones de big data en los negocios tienen consecuencias muy reales. Los daños a la marca, relaciones con los clientes, las violaciones de la privacidad, el incumplimiento de la legislación y la posibilidad de dañar las reputaciones son evidentes riesgos potenciales.

Aspectos desconocidos de la ética

El libro “Ethic of Big Data, Balancing Risk and Innovation” de Kord Davis y Doug Patterson, publicado por O’Reilly Media en Agosto del 2012, analiza aspectos que conciernen a la ética cuando se trata de tomar decisiones y la forma de proceder, en el caso que se maneja tanta información sensible sobre personas y grupos. Algunos de ellos, que no han sido tomados en cuenta son:

Privacidad:

¿Quién debe controlar el acceso a los datos? Davis señala que con tres datos se puede identificar un 87 por ciento de los estadounidenses: sexo, fecha de nacimiento y código postal. “Eso significa que en cualquier conjunto particular de datos, si tengo uno de los tres, puedo relacionar los datos que figuran en otra parte y pueda identificar al individuo.”

Los grandes datos (big data) y la tecnología en general están cambiando el significado de la palabra “privacidad“. Comprender qué es valioso sobre diversos aspectos de la privacidad, incluso a la luz de las transformaciones rápidas recientes, es útil a la hora de decidir qué medidas debemos y no debemos tomar para honrar la privacidad individual.

Propiedad:

¿Quién es dueño de los datos? ¿Podemos transferir los derechos de ellos, cuáles son las obligaciones de las personas que generan y utilizan esos datos?
Davis señala que el Foro Económico Mundial (World Economic Forum) describe los datos como una nueva clase de activos económicos. Esto es como commodity (moneda o metal precioso), los cuales pueden ser negociados, vendidos o comprados.

Reputación:

¿Y qué hay sobre la reputación? Lo que es importante sobre la reputación, dice Davis, es entender que el número de conversaciones e interacciones que tienen lugar en línea, en las cuales participamos, fragmentan o erosionan nuestra capacidad para administrar nuestra propia reputación. “La comprensión de las implicaciones de esto van a ser siempre muy importantes.”

2 comments

  • That is the reason why many fake profiles are being used by people.thanks for sharing this article. ehr software solutions | ehr integration services

  • Abril 04, 2018 (Reuters) – Facebook Inc. dijo el miércoles que la información personal de hasta 87 millones de usuarios pudo haberse compartido de forma inapropiada con la consultora política Cambridge Analytica.
    La compañía está presionada tras una serie de escándalos que han sacudido la confianza de usuarios, anunciantes, legisladores e inversores. Facebook reconoció el mes pasado que la información personal de millones de usuarios terminó en manos de Cambridge Analytica.