Servir crea sociedades muy fuertes

En nuestros países el voluntariado y los voluntarios – aunque existen – su cantidad es muy baja en relación a la población existente. El voluntariado lo constituyen personas que dan horas de su tiempo para ayudar a otros, sin recibir remuneración alguna.

El servicio comunitario no es político y no es un mandato del estado. Es algo que proviene de lo profundo de nuestros valores. Ayudar a los demás puede ser tan simple como lavar los platos en un refugio local o entregar una comida a un anciano que no puede prepararla.

Voluntariado en los EE.UU.

Benjamin Franklin, también es conocido como el Padre Fundador del voluntariado estadounidense. Reunió voluntarios para barrer las calles de Filadelfia, organizó el primer departamento de bomberos voluntarios del país y estableció una milicia voluntaria. Su filosofía era:

“uno no sirve para salvar el alma, sino para construir una sociedad fuerte”.

El voluntariado sigue siendo el núcleo del carácter estadounidense. Según la Corporación para el Servicio Comunitario de EE.UU. el 25.3 por ciento de los estadounidenses son voluntarios. Esto equivale a 62.8 millones de personas que entregan parte de su tiempo para servir a otros.

Esos volunarios promedian 32.1 horas de voluntariado por persona, por año, lo que equivale a 7.900 millones de horas de servicio, el equivalente a $ 184 mil millones de dólares.

El voluntariado para ayudar a las actividades religiosas representa el 34 por ciento de todas las horas de trabajo voluntario. La educación da la bienvenida al 26 por ciento, los servicios sociales, el 15 por ciento, los campos relacionados con la salud obtienen un 8 por ciento, los derechos cívicos reciben el 5 por ciento, mientras que los deportes y las artes son cada uno del 4 por ciento.

Lo que alentador es que todas las edades sean voluntarias, por lo que la ética del voluntariado se transmite de generación en generación, en el país del norte. Los voluntarios menores de 24 años representan el 22.6 por ciento de todos los voluntarios, mientras que las edades de 25 a 44 años son el 26.7 por ciento, las edades de 45-64 son el 27.4 por ciento y los mayores de 65 representan el 23.6 por ciento.

¿Por qué las personas son voluntarias?

Hoy por tí, mañana por mí. Energize Inc. informa que la mayoría de las personas se encuentran en necesidad en algún momento de sus vidas, por lo que hoy puede ser la persona con la capacidad de ayudar y mañana puede ser el destinatario de otro esfuerzo voluntario. Esta es una razón por la cual nuestra sociedad se ofrece como voluntaria.

Otra razón es “hacer el bien”. Esto se incrusta en los norteamericanos desde que comienzan la escuela primaria. El voluntariado entonces se convierte en una forma proactiva de hacer algo para que el mundo sea un lugar mejor donde realmente podamos ayudar a nuestra comunidad y a los demás.

Una tercera razón por la que las personas se ofrecen como voluntarias es para hacer algo que aman, ya sea que sean jardineros que ayudan a limpiar una plaga en su ciudad o un carpintero que ayuda a construir o reparar una casa.

El voluntariado puede ayudar a las personas nuevas en una comunidad a hacer nuevos amigos que compartan sus intereses y valores. También puede ayudarlo a pulir su currículum con el compromiso de ayudar a otros, trabajar en un nuevo tipo de entorno y ayudar a desarrollar nuevas habilidades, ya sea prácticas o de liderazgo.

Voluntariado y voluntarios

Los voluntarios son las manos, los ojos y el corazón del servicio que ofrece; su pasión cuenta la historia; su creencia en su organización lo ayuda a crecer.

Al desarrollar un cuerpo de voluntarios saludable, en crecimiento y apreciado, no solo proporciona personas para llevar a cabo la misión de su organización, sino que también reúne a un grupo de personas que transmitirán el espíritu, lo que es especialmente importante en tiempos económicos difíciles.

Cuando eres parte de una misión que está cerca de tu corazón, el potencial de esfuerzo creativo y acción aumenta y otros se sienten inspirados y atraídos por lo que estás haciendo.

Como puede atestiguar cualquiera que alguna vez haya tenido alguna experiencia tratando de trabajar como voluntario, no es una actividad difícil de enfrentar.

Pedir dinero o vender boleto para un rifa no siempre es bien recibido por la gente en general. Pero con dinero es que las organización sin fines de lucro, puedan poner mantas en las camas y la comida en la despensa de los más necesitados. Ayuda a la tercera edad a encontrar medicamentos asequibles y ofrece becas a los niños que no tienen cómo pagar su educación.

Voluntariado por estos lados

Se imaginan lo maravillosos que serían nuestros países de Latinoamérica, si solo el 10% de la población hiciera trabajos de voluntariado.

En México serían 12 millones de voluntarios, en Colombia 5 millones, en Guatemala 1.5 millones, en Costa Rica 500 mil, y en Panamå 370,000, en Argentna 4 millones, en Ecuador 1.6 millones, en El Salvador 600 mil voluntarios. Esto por nombrar solo algunos de nuestros países.

Los voluntarios podría no solo erradicar la pobreza, construir viviendas populares, sino embellecer y engrandecer nuestras malogradas comunidades.