Guerra por el G5 e IOT

El despreciar lo viejo, lo pasado, es natural para los jóvenes, sea animales (humanos incluidos), naciones o civilizaciones. Por ello, en Occidente a China se le ha mirado en menos desde siempre, sin reconocer que es la civilización y cultura más antigua de la tierra y como tal se encuentra llena de enorme sabiduría y paciencia, que conforma incluso a las empresas de esa tierra.

Durante mucho tiempo China fue un “gigante dormido”. Siguiendo el consejo de Napoleón, nadie quiso o se atrevió a despertarlo, olvidándose que existía. Como ejemplo baste decir que la República Popular China no existió para las Naciones Unidas (fundada en 1945) hasta Octubre de 1971, cuando finalmente es aceptada como miembro por 76 miembros de la organización, con el voto en contra de 36 países, incluyendo los EEUU.

Como resultado China es un área desconocida por las grandes mayorías del mundo, pensando que era un lugar obsoleto, viejo y desgastado del cual no era mucho lo que se podía esperar.

En Febrero de 1972 el presidente de EEUU, Richard Nixon visita China continental, se entrevista con Mao Zedong, dando un vuelco inmenso a la forma que el mundo veía a China comunista. Es un tremendo golpe publicitario para la China de Mao y parte de la caída de Nixon.

Tan solo a 30 años de la famosa visita de Nixon, los productos chinos habían invadido Occidente, incluyendo los EEUU. Son muchas las empresas norteamericanas que trasladan sus fábricas a China continental, para producir su productos a menor costo.

Por su parte los chinos en silencio desarrollan empresas públicas y privadas de alta tecnología, con énfasis en investigación y desarrollo. Como ejemplo de ello, Huawei Technologies es fundada en 1987 por Ren Zhengfei, siendo hoy una empresa cuyos diversos productos para las telecomunicaciones son vendidos en más de 100 países del mundo.

Cuando la invasión de productos chinos tecnológicos ha crecido a niveles inesperados, amenazando el monopolio tecnológicos de EEUU, el gobierno de este país ha iniciado una “guerra comercial”, con los productos Chinos. Creemos que un poco tarde, porque solo en el caso de los equipos de comunicación móvil, China ha logrado imponerse en gran cantidad de países del mundo. Lo que hace saltar el botón de alarma es un estudio de que muestra que Huawei es el líder a nivel mundial de la tecnología G5, ya en el 2018.

El llamado G5 es la infraestructura que conectará al mundo, abriendo las puertas al futuro. Las redes móviles de quinta generación – G5 – es el manjar que todos quieren tener. La guerra por la supremacía tecnológica es lo que estamos viendo, en este momento.

Las empresas de EEUU se ha dado cuenta que lo sobrepasan en esta carrera Huawai (China), Ericsson (Suecia), Hisilicon (propiedad de Huawai, China), y Nokia (Finlandia). Con grandes competidores como Samsung y LG (Corea del Sur), ZTT (China), CATT (China). Si nada cambia radicalmente lenguaje del G5 es “chino”.

La tecnología 5G, que se espera llegue en el 2020, está diseñada para mejorar la velocidad de conexión a Internet, reduciendo el tiempo de respuesta de la Red, generando infinidad de oportunidades para la industria. La mås notable es IOT, la Internet de las Cosas, que ya se encuentra cambiádolo todo.

Estimaciones ponderadas señalan que unos 100,000 millones de dispositivos estarán contactados para el 2025, generando enorme riqueza para las empresas de telecomunicaciones y generando unos 3 millones de empleos.