Tu negocio por internet

Debido a las grandes ventajas que ofrece internet, cada vez son más las personas que deciden abrir una tienda online y, por lo tanto, abrir su tienda física a una mayor cantidad de clientes por la red. Además de estos, también son muchos los emprendedores que directamente se lanzan a abrir su tienda en la red, sin necesidad de disponer previamente de un espacio físico en donde desarrollar su actividad. Muchos de estos últimos, se encuentran motivados por el dropshipping, un nuevo estilo de poder entender el comercio electrónico y que aporta muchas ventajas al empresario.

¿De qué se trata?

El dropshipping es un modelo de negocio, dentro del mercado electrónico, en donde se venden productos a través de una tienda, sin que estos se encuentren en stock. Para poder conseguir los productos que se venden, es necesario encontrar proveedores de dropshipping que nos surtan de los artículos que nosotros estamos vendiendo en la tienda.

De este modo, como te puedes imaginar, no hace falta contar con ningún tipo de almacenamiento, debido a que será el propio fabricante el que mandará el artículo directamente al cliente, por lo que, la labor del empresario bastará con ser el mediador entre el fabricante o mayorista y el cliente final.

Se trata de una idea estupenda para poder empezar un negocio con menos riesgo. Como todo en la vida, el dropshipping no se encuentra exento de riesgo, pero, sin embargo, estos riesgos son más pequeños si lo comparamos con la responsabilidad que tiene el abrir una tienda física u otro modelo de tienda online en internet, a parte, tampoco necesitamos hacer una inversión muy grande para poder empezar este negocio.

A pesar de que parece un negocio bastante lucrativo, ambas partes salen beneficiadas. En primer lugar, el que monta la tienda online, ya que puede obtener una comisión sobre el precio que el fabricante estipule, sin la necesidad de tener el riesgo de disponer de un stock mínimo u otra serie de gastos. Por el otro lado, el dropshipper, que es el encargado de suministrar el producto, tendrá la posibilidad de vender muchos más productos a través de la red, sin tener que preocuparse de venderlos a una tienda online específica o montar su propia tienda, por así decirlo, le ayudan a colocar todos sus productos en la red.

¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de elegir mi proveedor?

Todo esto del dropshipping suena muy bien, sin embargo, tienes que tener en cuenta que el éxito del negocio, dependerá del buen hacer de tu proveedor. Si montas un negocio de este estilo, tienes que tener en cuenta que la gracia del mismo es evitarte el tener todo tipo de stock o realizar envíos, eres un simple intermediario. Sin embargo, para el cliente final, tu eres la cara visible del producto que ha comprado. Esto quiere decir que, si el producto ha llegado tarde, mal empaquetado o cualquier otro tipo de problema, las consecuencias van a dañar la imagen de tu negocio y evidentemente, al encargarse el fabricante de todo esto, resulta algo complicado de controlar. Para evitar todo esto, hay que tener en cuenta unos cuantos criterios a la hora de elegir nuestro proveedor de dropshipping, para acabar consiguiendo el mejor del mercado o por lo menos, el que para nosotros nos resulte mucho más útil.

Para empezar, hay que tratar de analizar la profesionalidad del proveedor. En términos generales, si vamos a trabajar con un proveedor que es poco profesional, poco responsable o cuenta con cualquier otro tipo de problema que hayamos podido descubrir, seguramente no sea una buena idea trabajar con él, por muy competitivos que sean sus precios ya que, a la larga, este tipo de servicio, nos va a terminar perjudicando.

Existen más factores a tener en cuenta a la hora de elegir nuestro proveedor, como por ejemplo la puntualidad y la cercanía. Estos son dos factores que casi van cogidos de la mano. A la hora de competir por internet, disponer de un envío rápido es prácticamente una necesidad, sobre todo si tenemos en cuenta a grandes compañías que envían de un día para otro. Debido a esto, tendremos que asegurarnos que nuestro proveedor cuenta con la capacidad necesaria para poder enviar los productos de forma rápida para que estos lleguen puntualmente y también, cuidando el estado de los mismos. Para ello, la cercanía del proveedor es importante. Resulta obvio que será mucho más efectivo si este proveedor opera en Madrid capital, que si lo hace en un pueblo remoto ya que la comunicación, es muy importante.

En definitiva, el buen hacer de nuestro negocio dependerá en una gran medida de la capacidad de nuestro proveedor. Tener en cuenta estas consideraciones, marcará la diferencia entre tener una tienda con éxito y futuro en internet, a disponer un negocio que, debido a su servicio nefasto, cerrará en un par de días.


Temas Relacionados:
Trabajadores autónomos

Buena conexión a Internet
Contraseñas Complejas
Router puerta de tu Red Local
Invierte en una VPN