Router: puerta de tu red local

El enrutador (router) conecta el servicio de Internet de su proveedor a sus dispositivos a través de WiFi, esto lo convierte en la primera línea de defensa y el objetivo para los piratas informáticos y el software dañino.  

El router es un dispositivo que permite interconectar equipos que funcionan dentro de una red. Su función es encargarse de establecer la ruta que destinará a cada paquete de datos, dentro de una red informática, usando Wifi.

Wifi es una tecnología que permite la interconexión inalámbrica de dispositivos electrónicos. Los dispositivos habilitados con Wifi (computadoras, teléfonos, televisores, etc.) pueden conectarse entre sí o a internet a través de un punto de acceso de la red inalámbrica.

Cada día la Internet es usada en mayor cantidad para llegar al mercado objetivo

Hay algunas formas sencillas de asegurar su enrutador y garantizar que no sea una vulnerabilidad para su empresa. Estas son algunas que se debe aplicar:

Compre su propio enrutador, en lugar de alquilar uno de su proveedor de Internet.  Los enrutadores que alquilan los proveedores de Internet suelen ser de menor calidad, y debido a que existe la posibilidad de que la mayoría de sus vecinos alquilan el mismo, es probable que un pirata informático esté bien familiarizado con el hardware.  Los mejores enrutadores suelen tener firewalls integrados y más configuraciones de seguridad que también puede habilitar.

Habilitar el cifrado de red.  Al configurar su contraseña de red, hay una opción para seleccionar un nivel de seguridad llamado WPA o WPA2.  Este es solo un nivel de cifrado mejorado que es más difícil de hackear.

Cree una red separada para invitados.  Cuando configure su red WiFi por primera vez, cree de inmediato contraseñas separadas para que las usen los invitados: cuantas menos personas tengan la misma conexión con la que hacen negocios, mejor. Esto agrega protección adicional contra cualquier malware o actividad sospechosa que sus invitados puedan tener en su dispositivo. 

Ocultar el nombre de su red.  En lugar de que su red aparezca para cualquier persona que se conecte a Internet, los usuarios deberán conocer e ingresar el nombre de la red directamente.  En la configuración de red, debe haber una opción para ocultar el SSID (nombre de la red). 

Deshabilitar el acceso remoto.  Al desactivar el “acceso remoto” o la “administración remota”, evita que las personas accedan a la configuración de su enrutador, desde un dispositivo que no esté conectado a su red inalámbrica.  Básicamente, deben conocer su contraseña de red para acceder a su enrutador.


Temas Relacionados:
Trabajadores autónomos

Buena conexión a Internet
Contraseñas Complejas
Invierte en una VPN