Desde el frente de batalla – Covid19

George Delay

Según se publica en el portal de la Organización Mundial de la Salud, el COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

Lo cierto es que hasta el momento no se ha encontrado una cura efectiva para hacer frente a esta Pandemia y el frente de batalla se está librando en los Sistemas de Salud. Médicos, Licenciados en enfermería, enfermeros, auxiliares de servicio, personal de mantenimiento, conductores de ambulancias y demás personas relacionadas a la Salud, hoy se han convertido en soldados en primera línea, librando una batalla desigual.

Personal de la Salud en su conjunto, que además son padres y madres que, además de preservar las vidas de los infectados y brindar contención a familiares de los pacientes, también deben proteger a sus familias del posible contagio.

Obviamente esta situación, duplica la carga emocional de los funcionarios de la Salud, por lo tanto, viven estresados al extremo, ya que son doblemente expuesto a la enfermedad.

El ciudadano común, al que se le pide quedarse en casa, solo se expone al contagio al salir en busca de alimentos o alguna otra razón de fuerza mayor.

Pero el trabajador de la Salud, todos los días debe abandonar la seguridad de su hogar, para ir a enfrentarse este flagelo que azota a la humanidad, exponiendo a sus seres queridos y familias al retornar a sus hogares. Para ello, cada uno y al alcance de sus posibilidades, ponen en práctica un protocolo de desinfección al retornar a sus hogares.

Protocolo de desinfección trabajadores de la Salud

Lo primero, es pasar por una concienzuda desinfección de manos, cara, ropa, llaves y todos los elementos que pueda llevar. Posteriormente, cambiar de calzado, quitarse la ropa y ponerla a lavar y tomar una ducha.

Mientras tanto, algún familiar, se encarga de desinfectar el automóvil, en caso de haber sido utilizado para ir y venir del trabajo. Una tarea nada simple, que pasa por remojar el piso del garaje con una solución de hipoclorito de sodio, por la zona donde ingresará el vehículo y de esta manera evitar que ingrese el virus en las llantas. Una vez ingresado al garaje, el vehículo es descontaminado con una solución de cloruro de benzalconio en agua, en su exterior e interior, prestando especial cuidado a descontaminar llaves, puertas, pedales, butacas, palanca de cambios y de freno. Toda y cada parte que haya estado en contacto.

Lo segundo, es realizar un enjuague bucal y gárgaras, con el
propósito de eliminar cualquier resto del virus que pudiera haber pasado las medidas anteriores.

Por último y luego de una rápida revisión para no haber olvidado algunos de los pasos de descontaminación, recién en ese momento saluda a sus seres queridos.

Un procedimiento que corre por cuenta de cada uno de los
profesionales de la Salud, en el entendido que pueden ser portadores del virus. Todo esto y sin perjuicio, de las medidas tomadas en los centros de salud en donde se trabaja.

Y el resto qué hace y qué debe hacer

Mientras los funcionarios de la Salud, toman todo tipo de medidas para proteger a sus familias y estar en condiciones de ir a trabajar al día siguiente, para salvar vidas de personas que posiblemente nunca antes han visto, algunos deciden salir a pasear porque se aburren de estar encerrados.

Algo que poco y nada se menciona y el Mundo entero debería saberlo, es que una vez que perdamos el frente de batalla, estaremos todos condenados.

Quedarse en casa, cumplir con la cuarentena, no solo está contribuyendo a salvar a su propia familia, también está colaborando para que, Médicos, Licenciados en enfermería, enfermeros, auxiliares de servicio, personal de mantenimiento, conductores de ambulancias y demás personas relacionadas a la Salud, puedan seguir luchando por las vidas de todos.

Y esta batalla será ganada, el día que el último en salir, se quede por 15 días en su casa.


George Delay, antiguo colaborador y amigo, reside de Uruguay, es Asesor de Empresas, periodista cientifico  y comunicador.