Oferta-demanda al rojo vivo

“Enseña a un loro los términos “oferta y demanda”
y obtendrás un economista”. Tomas Carlyle.

La ley de la demanda la estamos viendo – a todo color y en tercera dimensión – con lo que sucede hoy (20/04/20), con el precio del crudo a futuro.

Los precios a futuro del petróleo estadounidense se desplomaron a niveles nunca antes visto en la historia, llegando incluso a cotizarse en negativo.

Violenta e inesperada baja en el precio del crudo, en medio de la pandemia.

El principal motivo que llevó a la caída de precios fue que Estados Unidos, el principal productor de petróleo, se está quedando sin lugares para almacenar su petróleo, ya que sus principales reservas estaban a punto de alcanzar el límite máximo de capacidad.

Se estima que se están almacenando un récord estimado de 160 millones de barriles de petróleo en barcos petroleros, que esperan dónde dejar su carga, en medio del mar. El doble del nivel de hace dos semanas, ya que buscan abordar un exceso de existencias creado por la caída en la demanda mundial.

Hay más de 770  barcos transportadores de crudo de gran tamaño (VLCC) en el mundo y los analistas han estimado que se podrían implementar de 100 a 200 supertankers para almacenamiento flotante en los próximos meses.

Grandes barcos petroleros en Hong Kong, mientras esperan ser descargados.

Son al menos 3.000 millones de personas de todo el mundo las cuales se han quedado en casa para frenar la propagación del nuevo coronavirus.

Al desvanecerse la demanda física del crudo se ha generado un exceso de oferta. Como nadie está gastando en combustibles, existe un exceso de crudo con lo cual no hay espacio suficiente para almacenarlo. Muchos cientos de millones de barriles han ingresado a instalaciones de almacenamiento en todo el mundo, completando su capacidad.

Es un hecho sin precedentes e irreal. Es la primera vez que ocurre. Se pronostica, por los analistas, que podrían darse cierres y bancarrotas para algunos operadores del oro negro.

Efectos en América Latina

Los países de América Latina más afectados por el desplome petrolero son Venezuela, Colombia y Ecuador, porque sus ingresos fiscales dependen directamente del valor de sus exportaciones de crudo.

Como contraparte, el resto de los países de la región que son importadores de petróleo, se verán beneficiados con los precios más bajos, una buena noticia en medio del caos financiero generado por el coronavirus.

Es poco probable que los bolsillos de la gente común y corriente, como tú y yo, nos veamos beneficiados con la baja del precio del petróleo. Y si ello llegare a ocurrir sería en cantidades tan mínimas que no lo notaremos. Esto como siempre pasa en los países que vivimos que importan petróleo y este tiene enormes impuestos.