Relojes Inteligentes y Covid

Los relojes inteligentes, aparecidos en el mercado por el 2015, han conseguido captar un importante segmento de usuarios, por sus numerosas ventajas. Es el wearable (vestible) que más éxito de venta ha logrado entre los consumidores. Incluso ha dado un fuerte golpe a los relojes tradicionales.

La versión actual de algunos relojes inteligentes incluye altímetro barométrico para medir la altitud, un sensor cardíaco eléctrico para tomar lecturas de ECG, un acelerómetro para controlar el movimiento, un sensor cardíaco óptico para medir su ritmo cardíaco, un giroscopio para rastrear el movimiento y la rotación, y un sensor de luz ambiental para controlar el brillo de tu pantalla.

Esto los convierte en equipos detectores de los principales indicadores de la salud corporal, en especial de la actividad física. Como están conectados a celulares inteligentes, permiten que sus datos queden registrados y puedan ser controlados a distancia, en caso de ser necesario.

Combatiendo la pandemia con tecnología

Los fabricantes de electrónica personal como Apple, Fitbit y Samsung construyen rastreadores de actividad física, relojes inteligentes y otros dispositivos portátiles para ayudarnos a mantenernos saludables al monitorear nuestra actividad física. Cada vez más, también se utilizan para identificar y controlar a los enfermos.

La investigación se está expandiendo para saber si los dispositivos portátiles podrían rastrear a una persona con coronavirus o gripe, o tal vez detectar e incluso predecir el inicio de la enfermedad en un usuario.

El potencial de estos avances – basados en datos de los smartphones – podría ser tranquilizadores a medida que los países comienzan la lenta apertura, luego de un prolongado cierre, para evitar la propagación del virus.

Colaborando para salir adelante

Fitbit, junto con Apple, también están colaborando con el Stanford Healthcare Innovation Lab en su proyecto COVID-19 Wearables, que podría ayudar a desarrollar un algoritmo para detectar posibles casos de COVID-19 antes del inicio de los síntomas.

También ya está en marcha el estudio DETECT del Instituto SRT, que es una posible forma de detectar y rastrear frecuencia cardíaca de las personas y que permitirá registrar síntomas como fiebre o tos.

El COVID-19 presiona a los sistemas de salud para tomar decisiones críticas sobre dónde desplegar médicos, enfermeras, respiradores y otros recursos de atención escasos.

Se hace necesario encontrar formas creativas e ingeniosas para ayudar a combatir la epidemia que aflige a todos los países. En concreto los relojes inteligentes se planea usar para:

    • Seguir el progreso de la pandemia a medida que se extiende por todo el país
    • Identificar a los médicos, enfermeras y otro personal de la salud que han contraído la enfermedad lo más rápido posible, y
    • Monitoreo de pacientes con coronavirus para tomar mejores decisiones sobre quién debe ser hospitalizado y cuándo hacerlo.