De la censura a los casinos en línea, así es el mundo del azar

En México, la tradición cultural presenta una particular polaridad en lo que respecta a los juegos de azar. Estos juegos estaban prohibidos en el siglo pasado, y ahora ocupan un espacio controvertido tanto a nivel económico como social en la vida de país.

Durante sus épocas más contraproducentes, los juegos de azar ayudaban al trabajo informal y al entretenimiento de ciertas clases sociales. Hoy en día, cuando el gobierno regula los juegos de azar, los casinos tradicionales son absorbidos por los casinos online, ya que estos últimos es la industria que se encuentra en pleno crecimiento en el país.

Proceso de automatización en la industria de los casinos online

La industria de los casinos en México se encuentra en continuo cambio. Esto es, principalmente, por el impacto que está teniendo la edad virtual, donde todas las relaciones humanas y relacionadas con el comercio parecen estar sujetas a las redes de la web. En la actualidad, hay una cantidad mayor de usuarios de casinos en línea que de casinos físicos donde normalmente se reunían grupos de personas. No obstante, este hecho trae consigo algunas ventajas claras, en especial para los servidores, aunque también existen algunos inconvenientes.

Por un lado, jugar de manera virtual es mucho más cómodo, puesto que se puede jugar desde cualquier lugar y en cualquier momento mediante un dispositivo. Por otro lado, el aspecto negativo es que esta facilidad y comodidad para jugar provoca más adicción y conlleva el uso indebido del juego.

Además, se debe tener en cuenta los peligros que puede conllevar el entrar a la página web, ya que los usuarios deben introducir tanto sus datos personales como el número de cuenta bancaria. No es de extrañarse, que el robo de información sea un aspecto muy repetido en los casinos online, por lo que es imprescindible asegurarse de que las páginas donde entremos y vayamos a jugar tengan el logo de la institución habilitante de su respectivo país.

Asimismo, la digitalización de los casinos es simbólica debido a un proceso que se está llevando a cabo desde todas las industrias, como es la automatización. Esta automatización se refiere a que aquellas tareas que solían llevar a cabo las personas, ahora las realizan las máquinas, por lo que el coste en la producción decrece notablemente, al mismo tiempo que, se desatienden los derechos laborales de los empleados que se desplazan a su puesto de trabajo.

Debate moral

Las políticas tradicionales de la Secretaría de Turismo de México han estado principalmente destinadas a convencer a la población, así como a las entidades gubernamentales de que los casinos son beneficiosos para la economía, puesto que a través de los impuestos que se les gravan contribuyen en gran medida con la economía. No obstante, parece que el desarrollo de los casinos está tomando un camino contrario. De hecho, se publicó un estudio realizado por la Universidad de Nueva Orleans que apuntaba que en las ciudades donde más casinos había, se promovía en mayor medida la drogadicción, la delincuencia, la prostitución y la contaminación de todo tipo.

Por lo que, existe un debate abierto a polémicas sobre el alcance que tienen tanto los casinos virtuales como tradicionales en la economía y en la sociedad de México, puesto que, a diferencia de otro países, no se han implantado todavía medidas de restricción para la publicidad de estos.