Venta Virtual o Remota

De la noche a la mañana, la “venta virtual”, “venta  remota” o “venta a distancia”, ha tomado una inesperada relevancia. Las restricciones y recomendaciones, para evitar contagios, han hecho casi desaparecer la venta cara a cara o venta personal. La venta virtual es un tremendo desafío para vendedores y organizaciones de venta personal o directa.

Las ventas virtuales se originaron en la década de 1950 en la forma que hoy se conoce como telemarketing. Ha evolucionado drásticamente hasta convertirse en un movimiento de ventas virtual altamente sofisticado y habilitado digitalmente.

La venta remota se ha convertido en el modelo de ventas dominante en B2B, tecnología, SaaS y una variedad de industrias B2C, con la contratación de vendedores virtuales superando significativamente la de los vendedores de campo tradicionales en todo el mundo.

Desde hace mucho hemos estado promoviendo el uso del telemercadeo y del teléfono para vender. Esa es una forma virtual, exitosa y muy usada, de conectarse con los clientes, que sigue las mismas normas que toda venta a distancia. 

Hubo muchos enemigos de esa exitosa forma remota de vender, que hoy han tenido, obligados por las circunstancias, que adoptarla o perecer. 

Internet y las video llamadas han agregado un nuevo componente a las ventas, que las hacen más atractivas y retadoras.

Toda venta a distancia o virtual es poderosa porque permite alcanzar más prospectos y clientes, en menos tiempo, a un costo menor, al tiempo que reduce el ciclo de ventas, sin limitación alguna de espacio-tiempo. 

Se estima que actualmente un 70% de las empresas realiza virtualmente más de la mitad de sus ventas. Eso es un cambio importante en un período de tiempo muy corto.

Las ventas virtuales ahora son fundamentales para la supervivencia y el crecimiento en un mercado donde la venta remota es la “próxima normalidad”, ya que la pandemia ha obligado a consumidores, clientes, empleados y vendedores a quedarse en casa.

Según estudios de firmas como Bain y McKinsey, la venta virtual seguirá siendo la nueva normalidad incluso cuando el cara a cara sea una opción.  

La venta virtual está aquí para quedarse.