De cobre a fibra óptica

Desde su introducción, el cable de fibra óptica se considera el mejor medio de transmisión. La tecnología de fibra funciona mediante el uso de cables hechos de vidrio o hilos de plástico que transmiten luz. 

Esto permite que los datos o las señales de voz pasen por los cables de fibra como haces ópticos en lugar de señales eléctricas. 

Por lo tanto, puede entregar muchos más datos, con un mayor grado de integridad, a distancias más largas en comparación con el cobre. Además, las fibras son inmunes a las interferencias eléctricas, lo que las hace más confiables y seguras.

Decisiones difíciles para Telcos

Las empresas de telecomunicaciones se enfrentan a un problema que se está convirtiendo rápidamente en una prioridad: qué hacer con el envejecimiento de las redes de cobre.

En el entorno siempre activo de hoy, el ancho de banda de red, la durabilidad, el alcance y la velocidad son componentes de servicio críticos.

Para las empresas de telecomunicaciones, es inevitable cambiar a redes de fibra óptica, que superan a las de cobre en cada una de estas áreas críticas.

Aunque hay un consenso creciente de que la era del cobre está terminando, las empresas están divididas sobre el camino a seguir. 

Algunas esperan posponer la instalación de redes de fibra el mayor tiempo posible para evitar trastornos en su base de clientes y operaciones. 

Otras empresas son más agresivas, desmantelando el cobre lo más rápido posible y recibiendo los golpes en ingresos y costos, con la esperanza de obtener una ventaja. 

Sin embargo, en ambos casos, los esfuerzos tienden a ser fortuitos y no lo suficientemente bien pensados o equilibrados como para obtener los mejores resultados posibles.

La era del cobre termina

Aunque hay un consenso creciente de que la era del cobre está terminando, las empresas están divididas sobre el camino a seguir.

Algunas esperan posponer la instalación de redes de fibra el mayor tiempo posible para evitar trastornos en su base de clientes y operaciones. 

Otras empresas son más agresivas, desmantelando el cobre lo más rápido posible y recibiendo los golpes en ingresos y costos, con la esperanza de obtener una ventaja. 

Sin embargo, en ambos casos, los esfuerzos tienden a ser fortuitos y no lo suficientemente bien pensados o equilibrados como para obtener los mejores resultados posibles.

Reparación y mantenimiento

Una categoría de alto costo son las reparaciones y el mantenimiento, en toda operación.

Las telecomunicaciones pueden acumular ahorros de hasta el 25 % eliminando agresivamente las reparaciones y renovaciones de fallas sin emergencia a gran escala para los clientes de redes de cobre. 

Decir adiós al cobre va a ser difícil para las empresas de telecomunicaciones, a pesar de que es la única opción que tienen, les guste no.